Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2015

Parte 4. Explosión en 3,2,1

Vacaciones de invierno. Destino: Bosques de Aria, 700 km al este de Fuco.
Ese día la ciudad nos despidió con 24°C. Éramos un grupo de gustos diversos y peculiares. Unos más amigos que otros, pero con la diversión en común. Llegamos a la estación. Entre risas nos subimos al tren. En el horizonte divisé el descontrol.
Llegamos a Aria. Bosques de eterno verdor. La quietud inundó mi cuerpo. Los detalles del hotel y habitación resultan irrelevantes. Entramos al cuarto. Cada uno puso su maleta sobre una cama. Dejamos que el azar eligiera. Desde esa noche dormiríamos juntos.
Las vacaciones adquirieron su rutina: pasamos de la comida al alcohol, del alcohol a la fiesta, de la fiesta a la comida y otra  vez al alcohol. Círculo vicioso. Lo único para hacer. La inmadurez me quitó la oportunidad de sumergirme en ese silencio de paz que se respira en Aria.
La quinta noche mi cuerpo no resistió más. Llegué al límite. El vodka me superó. Estábamos en el bar del hotel. Necesitaba volver al cuarto. Me ac…

Parte 3. Amistad

Hay gente que dice: “hombres y mujeres no pueden ser amigos”. Antes no creía en esto, pero con el paso del tiempo descubrí que entre un hombre y una mujer la atracción es innata.  ¿Y por qué no? Hombre y hombre o mujer y mujer.

El ser humano es un ser sexual, desborda sensualidad e instinto.  Aunque no lo acepte, es un animal sediento de placer.

Por eso hoy afirmo: hombre y mujer no pueden ser amigos.  No si existe atracción. No si ésta es una bomba de tiempo que espera a ser detonada. Hay que enredarse las lenguas, ensuciarse el cuerpo, gemir, explotar, ser sudor y caos. Después de eso tal vez o no, puedan ser amigos.

Tú y yo fuimos “amigos” durante años. Transitamos juntos la montaña rusa de la vida. Compartimos fiestas y borracheras. Crecimos en el intelecto y en lo espiritual. Fuimos horas de pláticas, risas y viajes. Vimos pasar amores, desamores y fantasías sexuales. No recuerdo si lloramos juntos. Hay lapsos de tiempo que se dibujan como puntos, líneas o rombos. Figuras vacías, …

"El calentamiento global es el síntoma, el capitalismo la enfermedad"

No quiero ropa de última moda o "buena calidad". Ni un clóset con 10 pares de zapatos. No quiero tener. Yo elijo Ser.

Ser yo misma es la única cura para mi autodestrucción. El re-medio para no caer en un círculo vicioso donde el dinero es más importante que la tranquilidad-feliz.

Parte 2. Recuerdos borrosos

Es difícil relatar cuando nos conocimos. Cada vez que intento recordar veo motas grises aglutinándose. A pesar de eso, hay un momento claro.
Era Julio. Las calles nocturnas de la ciudad de Fuco sufrían los estragos de las lluvias que caen esas fechas. Sudaban humedad.
Esa noche tenía una fiesta y veintitrés años. No me pregunten qué ropa usé. Seré honesta, no me acuerdo. Sé que puse en el cuerpo baja estima. En la cabeza coloqué imaginación -infaltable- y en los labios timidez con una pizca de falsedad.
Es poco lo que guardo en mi memoria. A decir verdad, la gente y su algarabía pasan a segundo plano si pienso en el instante de nuestros cuerpos tocándose. Eras el primo de la cumpleañera y yo su amiga. Ella nos presentó. Un hombre más, sin importancia, o al menos eso pensé.
Transcurrió la fiesta. A pesar de mi falta de coordinación me atreví a bailar. En la pista de baile formamos un círculo. Bailamos. Tú a mi lado. Luego hicimos un trencito. Ahí, entre la vorágine y el juego, tu mano toc…

Amor valiente

Imagen
Dejarse dominar por el miedo es fácil.                                                     Entregarse al amor es valentía.

Vitamina O

Vitamina O
micronutriente proveniente del orgasmo

Dosis imprescindible compuesta de: ¡Oh sí! ¡Oh dios! ¡Ohhh-aaaaah!

De amistad, amor y otros enredos

Imagen
A partir de hoy, cada viernes publicaré partes del relato breve sobre la amistad, el amor, el sexo y otros enredos.  Para no perderte ninguna entrega podrás encontrar los textos en la etiqueta bajo el nombre  "De amistad, amor y otros enredos"


“A veces, el amor y la amistad se cruzan y a alguien le toca fingir”
Anónimo

Parte 1 ¿Permiso?
Son las 4  am. Estoy frente a este artefacto creado para reflejarme en él. Ignoro las arrugas, pero no mis ojos perdidos. Nunca me han gustado los espejos. Te mienten o te delatan. Cualquiera de las dos es la misma mierda para trastocar la autoestima.
Me restan tres horas antes de que los cincuenta me alcancen. La verdad es que los últimos tres años han parecido un parpadear. Entre las tareas del hogar, el trabajo en la agencia publicitaria y el ahorro para realizar el viaje de mis sueños a Tailandia, se me ha ido la vida.
Aún en la certidumbre de  la rutina sé que hay algo que no está bien. Este áspero insomnio no es producto del estrés cotidiano.…