Entradas

Mostrando entradas de 2016

Segundos

Últimos segundos de la semana,
el suspiro de las interacciones,
el cierre,
el conocimiento.
La sorpresa.


Letargo

Respiro libélulas en el camino, desayuno magia, me mira ese niño, por primera vez me habla. El sentir sacude el letargo.

Cómo quitarle poder a un pueblo

*Haz dos, tres, cuatro grupos (entre más, mejor).
*Siembra en cada grupo la semilla del orgullo. Ideal para la autodestrucción.
*Haz que crean que sólo puede existir una perspectiva y que la de ellos es la acertada.
*Crea la nueva guerra mundial: la de los egos e ideologías, la de la distracción y nula autoreflexión.
*Deja que el inconsciente los separe y debilite.
*Desvía su atención de ti y de ellos mismos.
*Estalla de risa, lo estás logrando.
*Quédate tranquilo, podrás sostener el poder por largos años. Recuerda: "Divide y vencerás"

Dónde se escribe

Es del lodo donde se escribe.
Los cuentos olor pastel, las anécdotas sabor princesa,
carecen de relevancia.

Grata

Después de los peces en caos,
apareciste: grata sorpresa.

Una vez más

Busco certeza en mis ojos vendados
y fuerza en el pesar de mi cuerpo.
 Resurjo entre las cenizas
-una vez más-

Mandala

Imagen
Una acción, una línea. La suma de las líneas, una figura. Múltiples figuras, múltiples facetas. Movimiento y matices. Sumatoria de experiencias. Un mandala, mi Vida.

Malestar físico

Malestar premonitorio.
Hoy,
es un día de locos.

Vil

Adjetivo

Invocarme a palabras escritas.

Cigarro

Tu boca y la mía
se tocaron,
con un cigarro.

Madrugada

El delicado borde entre noche y día sabe a inspiración.

Patanes

Patanes asegura,
una vagina dura,
en una mujer insegura.

Vueltitis

vueltitis
nombre compuesto

1. Manía de ir y volver al lugar de inicio.
2. Incapacidad de seguir en línea recta.
3. Tomar objetos en desorden para prolongar el final.
4. Irritación en los pies por no permanecer fijos.


Tilde

Tengo una lista de libros que tildar.

Distracción

Amnesia de los espacios.
Olvido de los libros.
Arrumbada la creatividad.
Está claro:
              me he distraído.

Indígena

Soy del color de la tierra,
mi piel es pura,
más que el blanco de la tuya.

Sensible

Sensible a la presión atmosférica
y a la opresión sistémica.

Impasse

After overthinking: impasse

Solución simple

Aceptación del Presente.

Momentum

En ese momento de fragilidad
rememoran las eléctricas penas.
Tristeza húmeda
no llega si quiera a la amargura.

Añoranza que se clava.
No, no tiene sentido.
Reabrir una herida.
Sin elegir sanarla.

Momento de fragilidad.
Redescubrir la fortaleza.

Desierto

La falta de cosquilleo produjo un desierto entre sus piernas.

Mal dicción

La maldición era mala dicción. Linaje de mujeres infelices sin pareja ni sexo. Se buscó otra forma de pronunciación.

Abismal

Dormir sin soñar.
Sin el soñar profundo,
casi abismal. Dormir sin presenciar incendios,
caras verdes, cuerpos danzantes,
que contraen el cuerpo
y punzan el alma. Dormir sin entrar
en esa,
intangible realidad.

Recuerdo

Recuerdo: la agridulce penumbra, el olor a cerveza, la fauna citadina, el beso, a ti.

Halagos

-Eres una metamorfosica- le dijo.
-Gracias. Te has superado a ti mismo.

Ironía

En su afán por conquistar la muerte se dedicó a matar.

Estado

Ella y su demencia iluminada.

No es él

No es a él a quien te recuerdan las canciones.
Es a tu moribunda sensualidad. Es ella quien grita: ¡enrédate! ¡Déjate caer!

Matriz

Matriz colapsada.
Invasión de privacidad.
Invasión, no de hombres, sino de ti: mujer.

Matriz sometida
al canon y creencias.

Al modelaje a tu antojo
digo ¡Basta!

El límite es hoy.

Madre y Padre

Madre y Padre: Mapa.
Yo: encuentro.

........................

Padre y Madre: daré vida, no muerte.
Muerte del gen. Extinto lo muerto se funda lo posible: yo, dueña de mi cuerpo.

.....................

Sin madre ni padre. La genética ha muerto.

Negado

Placer negado:
Usar ropa de hombre.

Desapego

Imagen
¿En qué momento me volví a creer la historia? 
Me aferré al personaje. 
Me olvidé del director. De la esencia.
Me convencí del argumento.
Toca el desapego.
Toca recordar: usar las alas.

A

Carta abierta: te amo.

Posibilidad

Disculpa.
Tengo ganas de distraerte de tu encuentro emocional.
Porque cae la casualidad.
De que cada tanto te vuelves a aproximar.
O tal vez soy yo la que se aproxima. No a ti. Si no a mi (para no variar).

Disculpa.
Cada tanto me entra esta urgencia: posibilidad.

Paralel(l)os

Ellos y su paralelismo intransigente.

Inocencia

Esos ojos.
Tú: inocencia
sabes hacerme temblar.

Evitar

evitar
verbo transitivo

Estado anímico. Sinónimo de vida censurada

Punto de quiebre

Imagen
¿Qué quieres que te diga? ¿Que acá todo va fatal? ¿Que me han lavado la cabeza? Motivo de mi ausencia (estoy, pero no como mi psicopatía acostumbra) ¿Qué palabras necesitas escuchar para que sientas que tienes la razón?

¿Qué quieres que te diga? ¿Qué te odio? ¿Qué por tu culpa mi seguridad es un oasis que no he podido encontrar? ¿Qué me alejo de ti por rencor? ¿Qué no me importas? (me importas, pero no el sádico juego del dolor) ¿Qué palabras son necesarias para que te sientas la gran víctima?

Diré esto: Estoy aquí por narcisismo, por el impulso de ser quién soy, pese a quién le pese. Estoy aquí por el egoísmo desenfrenado de querer salir del electro-shock emocional que merma la vida.

Hace tres años empecé a armar mi confianza. Y he aprendido que nadie vale la pena como para volverla a desarmar.

Saquémonos de la cabeza la mentira de que existe culpa, odio, rencor, lavado de cabeza, indiferencia. Destruyamos la manipulación, el victimismo, el abuso, el no querer.

¿Puedes ver sin estrés? ¿Puedes agradecer? …

Enojo

Puedes enojarte.
                    Sí
                         me voy.

Castigo

Evidenció el castigo.
Ella lloró.
El tiempo volvió a correr.

Tú, él, yo

Hace tiempo que quiero que sepas lo que ocurrió.
No me corresponde a mi.
No pienso ocasionar dolor.
Estoy atada de palabras.
Pero debo decir
que fuimos tres en la ecuación.
Tú, él y yo.

Tú, víctima inconsciente.
Yo, víctima por convicción.
Él, impulso inconsistente.

Esto es simple mujer.
En resumen lo sabemos:
Él no te merece.
Tú mereces alguien auténtico.
¿Y yo?
Yo,
ya no merezco suturar mi sexo.

De este castigo,
estoy fuera.



Absuelto

Una a una,
desmembró las partes.
Al alma le quitó lo sufrido
Al cuerpo lo hizo añicos.

Quedó sin vida.

No se encuentran culpables.
Pena de muerte absuelta.
No puede llamarse homicidio
a su acto suicida.

Sin

Repetir lo irrepetible
Llegar al hastío de lo absurdo
y de un golpe
quedar sin aliento sobre la acera.

No encontrar motivos
ni querer tenerlos
sólo andar,
así
sin preocuparse
sin agobiarse.

¡Qué simple decirlo!
¡Qué complejo hacerlo!

Sostener

Sostener es
absurdo,
incoherente,
desgastante,
homicida,
        insostenible.

Ando

Ando,
yendo,
voy,
llego.
Llegué,
hoy.

El amor y el lado humano de la novela “Sin punto final”

Imagen
En este artículo el Ing. Santiago Pinzón nos comparte una breve mirada del amor y el lado humano que se expresa en Si punto final.
La novela cuenta la historia de una pareja de jóvenes inquietos, inteligentes e insolentes, donde puedes prever que se van a  enamorar pero no la forma en cómo se enamoran.
Ambos demuestran sus sentimientos y expresan su verdadero yo a través de palabras escritas en frases que son a veces tiernas, otras hirientes o profundas y a veces ligeras.
Así hay gente en esta vida. Gente que no se atreve a expresarse hablando porque les da pena o vergüenza, y les es más fácil hacerlo por escrito. Como también para algunos es difícil tolerar que alguien les diga algo y prefieren leerlo para asimilarlo a solas.
Hoy en día es inclusive cada vez más común en las redes sociales esto de esconderse en los textos y no mirar a los ojos del interlocutor. Pareciera ser que  motivar, herir o querer a alguien fuera más fácil por escrito que  hablándolo.
Sin embargo en mi opinió…

Parte 9. Se rompió

Son las 6:30 am. Lo acepto. Este insomnio es producto de haberte visto ayer. Puedo sentir el papel que absorbe esta breve historia sin detalles absurdos. Sólo los moribundos que no me dejan dormir.

Quedan dos minutos para que cumpla cincuenta. Estos demonios me exigen paz. Sé que no seré más el peón, reina, rey o alfil; no seré una ficha de esa vieja tabla de ajedrez. Ya  no es necesario faltarse al respeto. Soy importante, una mujer que vale el riesgo de tomarse en serio. Me merezco un amor que refleje mi seguridad y amor por mí misma.

Es raro, pero escribir sobre esto perdió su encanto. Lo siento -no en tono de disculpa-  sino de certeza. Por lo visto este hechizo tenía fecha de caducidad.


Las 7 am. Salgo de la habitación. El sol me felicita.

Soy libre.
-------------
"De amistad, amor y otros enredos" es un relato breve que se comparte cada viernes vía Blog, Facebook y Twitter (@AzulYsabel). Puedes leer las entregas anteriores aquí:
Parte 1. ¿Permiso?
Parte 2. Recuerdos borrosos

Parte 8. Reencuentro

Era otoño en Fuco. Caminaba por el parque a seis cuadras de mi casa mientras observaba los niños jugar, el viento en mi pelo, las parejas besarse y el agua de la fuente precipitar una y otra vez. A lo lejos escuché mi nombre. Eras tú.

Mi cuerpo tembló –sin tú notarlo- despertaste en él tus manos, tus labios, los encuentros. Me tragué la mezcla de sensaciones. Te saludé. ¿Hacía cuánto que no nos veíamos? Como el tiempo lo vivo en relativo, carece de sentido mencionarlo.

Nos sentamos en una banca. Nos pusimos a platicar.  Me contaste que te habías casado y que pronto nacería tu primera hija. Te escuché asombrada. Después de un rato conversamos del pasado.  Era necesario. Desenredamos la telaraña. Llegamos a la conclusión de que el deseo es un impulso que no se piensa. No negamos la seducción. No negamos la química. A la inmadurez le encontramos nuevos significados: cobardía, inconsciencia, falta de seriedad. Lo entendí. No me tomaste en serio. Nunca viste en mí una posibilidad de compromi…

Muerta

Asfixia emocional = creatividad muerta.

Parte 7. Distancia

Me harté. Necesitaba una separación drástica. Era la única manera de salir del círculo vicioso de estar contigo. Sin previo aviso dejé de contestar tus llamadas. Hasta cambié de número. Me mudé de casa. No era más mi amigo.
Me cansé de andar contando las migajas que caen al piso. De esconder tu mano y la mía. De no poder besarte en medio de la calle y de saberme suya, únicamente cuando estamos solos. Me cansé de ese estado demencial que me destrozaba el alma y censuraba la sensualidad.

Me dije a mi misma: Voy a soltarte como se suelta a un globo. Dejaré que tu propio aire te lleve para que encuentres tu sitio.


Surca océanos de martirio, explora húmedas cavernas, irrumpe con movimientos veloces, ensombrece la sonrisa de otros ojos. Poliniza las flores que quieras, entierra los pies en roca o arena, teje seductoras falsedades o crea mariposas. No importa ya. Estás hecho para volar.
Sentada en la acera, en el silencio de la noche, deshojé tu nombre. Te borré de mi vida. Te convertí en un f…

Banal

Lo banal
se rastrilla.
          Nada,
todo
carece de sentido.

Parte 6. Negación

Negaste tu realidad y yo la mía. Aunque fuera sólo un instante para estar juntos. No dijimos nada. Nos quedamos en el limbo como adolescentes que no saben decir lo que sienten, como adultos incapaces de tomar las riendas de su vida. La negación me envolvió en una historia en donde la mujer de usar y tirar, era yo.

Creía estar enamorada de ti. Deseaba que no tuvieras novia. ¿Cómo no amar a un amigo? ¿Cómo no amar al cómplice que se volvió en amante? ¿Cómo no confundirme? ¡Vaya lío!  Caí en una mentira.

Transcurrieron nuestros encuentros esporádicos. Picos de placer, pozos de perdición. Contigo los momentos a solas nunca existieron. Siempre estaba ella.

¿Cuál era mi necesidad de lastimarme por un instante de placer? ¿Hasta dónde llegaba mi sadismo? No entendía hasta dónde era capaz de llegar. Los celos me carcomían. Esto de ser la otra no me sentaba bien.

Un día intenté negarte. Jugué la carta espesa  y fría de la indiferencia. Me puse un falso escudo. No podíamos ser más amantes ni deja…

Parte 5. Mentiras que saben bien

 “Entre gemidos dijiste mi amor. Lo supe: el placer sabe mentir”
Repite una mentira muchas veces y será verdad, así dice el dicho. Entre los dos, así sucedió.
Noches a destiempo nos mentimos. Nos balanceamos en el hilo invisible del deseo. Sin darnos cuenta nos enredamos las piernas, las bocas, los cuerpos. Mezclamos las palabras y sentimientos. Revolvimos los pensamientos junto a las caricias y falsas ilusiones. Torbellino. Desnudaste mi sexualidad.

El sólo una vez, de aquí no pasa, es sólo sexo, fueron promesas rotas. La seducción sabe mejor de a dos, es innegable. La seducción ¿contigo? inevitable. Estuvimos meses entre encuentros fortuitos. Entre secretos y una supuesta amistad. Hasta que llegó ella.

Era una madruga de Marzo. Destilábamos alcohol mientras celebrábamos el cumpleaños de un amigo. El coqueteo entre los dos no podía faltar. De repente todo cambió. Alguien que no conocía  te felicitó por tu relación.

Entonces me enteré que hacía dos meses que salías con alguien y yo no hab…